programaswellness1El entrenamiento EMS activa el flujo sanguíneo muscular lo que ayuda a aliviar la tensión en los músculos, contracturas y  nódulos. El entrenamiento físico habitual que se necesita para cada entrenamiento, incluido el calentamiento, ronda la hora y media, necesitándose entre dos a tres sesiones por semana para conseguir resultados significativos. Para la mayoría de la gente esto no es posible a largo plazo lo que produce que el usuario acabe por desmotivarse y abandone el entrenamiento.