dormir1

Muchos piensan que los músculos crecen automáticamente después de una sesión de entrenamiento pesado. Sin embargo, el llamado “proceso de crecimiento” se da después. Una vez que hemos terminado el ejercicio, y por ende, nuestros músculos se deshinchan de su impacto inicial, comienza el proceso que los repara y hace crecer una vez que comenzamos a descansar. Es por esto que dormir bien es la mejor manera de optimizar el entrenamiento y así ayudar a nuestro cuerpo a obtener los resultados esperados.

dormir2

Se recomienda un mínimo de 8 horas diarias de sueño profundo, de manera que nuestro cuerpo se demore lo menos posible en reestablecerse para así poder entrenar nuevamente. Así mismo, entre más horas puedas dormir, más grasa lograrás quemar en el proceso de digestión. Mientras tanto, la hormona del crecimiento se secreta para reparar las fibras musculares y así hacer crecer el músculo.

dormir3

Es muy importante comer ligero en la noche y no tomar demasiado líquido, ya que esto podría presionar a tu vejiga e interrumpir tu descanso por las levantadas al baño. Lo más saludable es lograr mantener un sueño ininterrumpido durante el máximo de horas posible. Al mismo tiempo, si sientes la necesidad de dormir siesta, intenta hacerlo en lapsos de máximo 30 minutos, de manera de que no te signifique dormir menos por la noche.

dormir4

¿Te sientes descansado con tus hábitos de sueño? ¿Cómo lo compatibilizas con la actividad física?