lactosa1

La lactosa es, hoy por hoy, una de las sustancias alimenticias que más atención está recibiendo. Tanto así, que ya es posible ver todo un mercado de productos libres de lactosa que está acaparando cada vez más consumidores. De esta forma, se abre una nueva categoría de productos que tiene como objetivo atraer a los intolerantes a la lactosa a un consumo seguro y saludable de productos lácteos. Sin embargo, los límites entre problemas digestivos y la intolerancia a la lactosa son difusos.

milk

La lactosa es un disacárido compuesto por glucosa y galactosa, por lo que se le llama «el azúcar de la leche». Siempre hay que tener en cuenta que, en dietas en las que no se consume azúcar, al consumir lactosa lo estamos haciendo de manera indirecta. Por lo tanto, si no está resultando tu dieta sin azúcar y con leches bajas en grasas, una de las razones puede ser a causa de la presencia de lactosa en la alimentación.

lactosa3

¿Qué produce la intolerancia a la lactosa? Básicamente, se trata de la insuficiencia en el intestino delgado de la enzima lactasa (encargada de descomponer a la lactosa en glucosa y galactosa), por lo que la flora intestinal debe actuar en su descomposición, provocando desgaste y alteración de las mucosidades que recubren el intestino. Es así como este proceso irregular produce desechos como Hidrógeno, Anhídrido Carbónico (CO2), gas Metano y ácidos grasos que provocan los molestos síntomas que se desprenden de éstos: dolores, hinchazón abdominal, diarrea, meteorismo, etc.

lactosa4

Si bien no es una condición que pueda prevenirse, siempre es bueno saber qué nivel de tolerancia a la lactosa manejamos. A través de un test de hidrógeno en el aliento, exámenes de sangre o una endoscopía se puede saber si existe una sobrecarga de lactosa en el cuerpo que no está siendo procesada adecuadamente, lo que por consiguiente, nos llevará a concluir que podría existir un cuadro de intolerancia. Lo importante es no desesperarse y reorganizar la alimentación con productos sin lactosa, u otros sustitutos como la leche de almendras o coco, así como los productos con soya.

lactosa5