food_1-1-von-3

Hace poco, un estudio desarrollado por el Foro Nacional de Obesidad del Reino Unido y la Colaboración de Salud Pública Británica llegó a la conclusión de que las grasas no engordan. Ante la divulgación de este estudio, muchos comentarios de las redes sociales asociaron esto con una declarada libertad para poder consumir comida rápida, u otros alimentos que tienen alto contenido calórico. Sin embargo, lo que no se entendió bien es que las grasas que deben consumirse son las insaturadas, o llamadas “grasas buenas”.

tipos-de-grasa

Las grasas buenas están presentes en aceites de pescado, así como en cereales integrales, frutas y verduras, así como en el germen de trigo, la palta y los frutos secos. De esta forma, los aceites omega-3 y omega-6 son los que se obtienen de estos alimentos para proteger el corazón y combatir el colesterol malo. Así mismo, las grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas contribuyen al aporte energético diario que necesitamos, pero de una forma limpia, eficiente y saludable.

dieta3

Por lo tanto, el consejo es reducir al máximo posible el consumo de grasas saturadas y reemplazarlas por grasas insaturadas. La clave está en consumir las grasas insaturadas en el estado más crudo posible, ya que la cocción suele quitarle a los alimentos su valor nutricional.

1