varices1

Las várices suelen ser un problema común entre las mujeres. Muchas veces las provocan factores genéticos u hormonales, sin embargo, existen muchas posibilidades de que se desarrollen por otro tipo de factores que tienen que ver más con hábitos de salud. Hay que tener mucha atención en el diagnóstico de éstas, ya que si no son detectadas a tiempo, pueden causar complicaciones mayores. Siempre es bueno observar si existen manchas, úlceras o las llamadas «arañas» rojas o azules en las piernas. Estas lesiones pueden ser verdaderos indicadores de que estamos frente a un comienzo de desarrollo de várices, lo que debe ser inmediatamente consultado a un médico.

varices2

¿Cómo pueden prevenirse las várices? Lo primero que debe tenerse en cuenta es cómo la alimentación puede influir, ya que tanto la obesidad como el estreñimiento provocan un flujo sanguíneo irregular. Así mismo, el calzado es otro importante punto que debe recalcarse, ya que el uso de zapatos muy planos o muy altos puede contribuir a la aparición de várices. La pesadez de piernas puede perfectamente aliviarse con medias de compresión progresiva que permitan regular el flujo sanguíneo. Así mismo, el ejercicio cardiovascular permite una excelente movilización de la sangre, descongestionando los circuitos vasculares. Es por esto que debe evitarse el estar mucho tiempo de pie y evitar sentarse con las piernas colgando, ya que favorece al estancamiento de la sangre. La ropa ajustada o apretada también provoca várices, por lo que no se recomienda usarla si existen factores genéticos que las puedan hacer aparecer.

varices3

En conclusión, las várices pueden prevenirse y evitarse pese a que existan factores genéticos que las provoquen. Lo importante es ponerle atención a los signos visibles de las venas en las piernas y consultar a un médico de manera preventiva.

varices4