EMS o método de electroestimulación nació de la investigación espacial para poder ayudar a los astronautas en la rehabilitación necesaria después de la perdida de masa muscular por la ingravidez. En los años 90 nacieron los dispositivos EMS pasivos que se han utilizado en el deporte profesional, rehabilitación y algunos centros de belleza dando excelentes resultados.

La última generación de dispositivos de EMS usados en los centros Fast Fitness utilizan la tecnología EMS de modo integral, donde se sesiones de 20 minutos, máximo 2 veces a la semana consiguiendo unos resultados espectaculares en poco tiempo.

Esto es posible gracias al chaleco de entrenamiento especial que suministra estímulos adicionales al músculo desde el exterior.

Se trabaja de forma activa: mientras los músculos reciben estimulación del equipo EMS se acompaña de movimiento.

Esta combinación única conduce a un aumento adicional de tensión produciendo así unos resultados de entrenamiento altamente eficaces y a un nivel inalcanzable con métodos convencionales.

El entrenador personal puede controlar cada grupo muscular mediante el ajuste de la intensidad del entrenamiento de acuerdo con tus metas individuales. Con EMS se logran resultados visibles y tangibles en muy poco tiempo

Recomendaciones del EMS

El entrenamiento EMS está recomendado para:

  • * Prevención de la atrofia muscular.
  • * Recuperación muscular después de lesiones.
  • * Entrenamiento de fuerza y resistencia.
  • * Mejorar la sobrecarga muscular.
  • * Relajación muscular (TENS).
  • * El entrenamiento EMS ha sido contrastado a lo largo de varias décadas en el ámbito de la fisioterapia y el entrenamiento deportivo.

Es especialmente beneficioso para tratar los desequilibrios musculares y fortalecer la musculatura interna al igual que lo hace el Yoga o el Pilates.